A veces se requiere de un poco más de tiempo: entrenamiento con internamiento

Algunos huéspedes más curiosos, animados por el tiempo que han pasado entre los árboles y montañas, deciden quedarse por un periodo más prolongado (que usualmente es de tres a cuatro meses). Y quien quiera aprender bienvenido siempre será.

Los aprendices que deciden alargar su tiempo de estudio no serán educados solamente en la ciencia del buen vivir, sino en la ciencia del estar presente. Esta ciencia a lo largo del tiempo tuvo muchas definiciones, pero últimamente parece haber un consenso: la ciencia del estar presente es simplemente aprender a escuchar, a mirar, a estar consciente de lo que uno puede hacer. Saber utilizar el cuerpo. Humanos, perros, aves… todos nacen completos, todos nacen sabiendo ser.

Por eso, a través de interesantísimas pruebas y juegos que nos parecen muy divertidos se intentará pulir una mente ágil, astuta y sobre todo consciente. La experiencia nos dice que los aprendices tímidos resultan especialmente favorecidos después de esta vivencia. El tiempo compartido con sus compañeros los transforma y no vuelven a casa siendo los mismos. La participación de la familia humana en este periodo es necesaria.

entrenamiento-con-internamiento-hospedaje-de-mascotas-en-lima